The birthday party es una pieza de teatro que cuando menos, resulta inquietante. Desafortunadamente, los diálogos se le escapan a una de las manos cuando no alcanza ese nivel de inglés requerido para una traducción fiable. De todas maneras quedan las imágenes, cuyo valor resulta inapreciable, si se forma parte del colectivo humano que nunca se aburriría en una filmoteca con proyecciones a tiempo completo en versión original. Se parte de una situación aparentemente inocente que pronto se convierte en amenazante, por la conducta de alguno de los personajes presentes en la escena, que resulta carente de toda lógica e incluso incomprensible para el resto de los actores y para todo el mundo.

Esta mañana alguien ha perdido una hora buscando las gafas, que es poco más o menos como quedarse sin la traducción de los diálogos entre la concreción de las cosas y la borrosidad con que llegan a los ojos con vista cansada. Me he acordado de ese personaje de Harold Pinter al que le rompen las gafas en el momento que juega a la gallina ciega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s