Amapola y los aviones

http://www.youtube.com/watch?v=ZL4ky8OWspo&feature=related

Clara Valverde es escritora, maestra y algunas cosas más.  Claro que mucho de esto se le quedó anclado en otra era. Otra era que algún día fue, hasta que adquirió la SFC y, como si dijéramos, entró en una involuntaria nueva galaxia. Esa enfermedad “nueva” que es un azote en ámbitos preferentemente correspondientes al mundo industrializado -y principalmente para las mujeres, que la sufren en proporción de 3 a 1, respecto de los hombres-, es una enfermedad cuyo reconocimiento como tal aún está restringido territorialmente a una abrumadora minoría de países. Yo imaginaba que Clara Valverde, la autora de la novela (no está en pdf, no pierdan el tiempo en buscarlo) “En tránsito de sueño en sueño” era otra. ¿Pero es verdad? ¿Se trata de la misma Clara Valverde? Un trago difícil, oh yeah. Como la misma enfermedad. Difícil. Difícil tan difícil como aceptar que, por su cuenta y riesgo, nuestros cuerpos actúen a modo de vainas de las que se desprenden otros cuerpos secundarios que se desentienden y evaden de su entidad original. Se van pal pueblo. Toman las de Villadiego. Se abren. Se abren, y ahí te quedas cáscara; y tómatelo como gustes, que a mí plim. Amapola y los aviones es un documental que trata de este síndrome y su dolorosas consecuencias. Aunque en el yutu de 3:46 m. que incluimos, no se empiece a hablar hasta el minuto 0:32, les invitamos a que le presten atención. Quien nos habla es la misma Clara. Y su discurso nos trae a la memoria el cuento del Conde Lucanor De lo que contesció a un omne e a su fijo. Los servicios sanitarios, el entorno social y la administración pública, por muy los iletrados que se hagan, conocen muy bien ese cuento del burro. Pero la enfermedad es de verdad. No es cuento. La enfermedad va minando por dentro; va minando por fuera; va minando por fuera y por dentro; todas las variantes y más. Según la modalidad que le pille a la enferma o al enfermo, lo que se constituye en rasgo inalterable del deterioro físico y neuronal para ella/él es que la enfermedad viene minando y que la enfermedad va minando. Si los deseos son seres vivos y pueden curar, ya está el hecho minúsculo y mayúsculo. Hecho, Clara. Anímate. Te deseamos lo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s