Los mártires asesinan, las ovejas crotoran

“Este es el único dedo que me queda en activo: el de la arenga”, ha dejado claro Gadafi. Tras haberse inyectado una garrafa o así de botox -ya no para guapearse, sino para disimular como sea la ira que lo roe-, hace días que le llaman Garrafi en las redes. Prometo morir matando, ha dicho el káiser libio; pero es como si dijera: “viviré como un gallina y como un villano, esto es, haciendo correr la sangre de mis súbditos”, que tanto da si dice muero como vivo, pues la verdad es que a un abusón que tiene en nada la sangre de sus súbditos es lógico que se le mida por el mismo rasero y se le tenga por una rotunda nada igual en un estado (natural) que en otro. Mientras, los petróleodependientes y gasdependientes estados (políticos), en un ay por lo que les pueda pasar a sus economías, se rascan la cabeza. Pobres, como si no fuera bastante sobrellevar el complejo de Edipo respecto de ese papá capital financiero adicto al fraude que pide más dinero para perpetuar sus franquicias. No nos debe extrañar que las ovejas crotoren, las cigüeñas balen, que hasta en el reino animal todo anda también mangas por hombros para decir ya basta.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s