Perrerías humanas

En este blog, que es de una Marilin blanca entre tantas otras Marilin blancas, y de su dueña, se habla a veces de las preguntas que se hace la gente normal y corriente. Pregunta normal y corriente, por ejemplo: ¿por qué es el segundo día consecutivo que voy conduciendo y me he de cruzar con una perrita desorientada que camina solita por el asfalto sin que haya manera de que se suba a la cera?; ayer, una beagle que circulaba por la autovía ante los atónitos conductores que vimos cómo pasaba y miraba para otro lado la motorizada de Tráfico y hoy, una perra mestiza que iba toda sí señora por el medio de la calzada, como si tal cosa. Mientras le decía: apártate perrita, con toda la fuerza de mi pensamiento, imaginaba que de haber sido yo y no ella, con la mejor voluntad del mundo me estaría diciendo la gente: que se la está jugando, señora, apártese; pues esta sí es una ventaja de los perros, que nadie los hace señores nada, ni siquiera de su edad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s