Transformación

Las flores han atraído mi atención desde que era niña. La meditación me ha espoleado y he cerrado los ojos para volver ahí, adonde mi madre me llevaba los domingos a ver las flores porque sabía cuánto me gustaba corretear entre ellas. El jardín es de unos vecinos que viven junto al canal de riego; se entra por la casa, en lo alto del escalón natural que hace el terreno y luego, se accede al jardín salvando una escalera de melis muy bien ingeniada; mi madre me acompaña casi siempre, aunque a veces voy sola. Es una soleada mañana de domingo, y llevo un vestido con jaretones rectilíneos armados a punto de vainica; es muy vaporoso y me hace sentir redonda e ingrávida a la vez, como una campanilla perfectamente blanca. En un cuento que tiene mi vecina, también hay una niña que vive entre las flores de un encantador jardín; la niña se acuesta en una flor que la abriga y perfuma con sus fragantes pétalos, pero amanece desconcertada en otra flor completamente distinta. Yo no creo que se caigan los pétalos de las flores porque sí, ni por el mero hecho de dormirse una pensando; siempre hay flores nuevas, y siempre son muy lindas; el sueño las trae y las lleva, y todo dios puede verlas en cantidad de ocasiones, en su afanoso ir y venir tan real y tan ondeantemente bello; aunque tampoco hay que pasarse con eso de los sueños; hay gente que se da un atracón tal de ellos que ya no se despierta nunca más en su vida; tal vez es por eso que a mi madre le da por decirme: no te duermas en los laureles. Hoy es un día de fiesta y el fotógrafo, que ha acudido con la réflex de flash que parece la lámpara flexo del cuarto de mi madre y es todo un prodigio, está que no da abasto. Lo hemos requerido para que nos saque una instantánea para nuestro álbum; ¿dónde?, pregunta echando alrededor suyo una mirada de vuelta de compás tan rotunda como el casquete de aluminio de su lámpara o como la misma plaza Diego de León, y ella lo reconduce por entre las callejuelas hasta mostrarle la luminosa escalera de ese jardín con flores altísimas que nos salen al paso; por aquí, eso es, sí, por aquí. Las dueñas de la casa se desviven por agasajarnos con brotes espectaculares: ¡Toma, que salgan en la foto!; qué curioso, porque esa algazara atronadoramente humana, a mí se me antoja como si fuera la propia lengua y la propia melodía de las flores que hablan a través de la madre, a través de la hija, a través de la hermana y de las múltiples mujeres del alboroto. Una foto preciosa que todavía se mantiene fresca en el álbum: mi madre llevando su bolso de boca metálica con el ajuste de bolas doradas que va arrancando destellos solares en una mano y yo, empuñando un glorioso ramo que –se me escapa por qué-, en lugar de ser flores como todos los ramos normales y corrientes, es un ramo de mariposas.

Anuncios

Mas es menos

Mas es menos.

Las primeras actuaciones del gobierno Mas, en Cataluña están relacionadas con las restricciones de dinero; CiU entró a gobernar con un déficit presupuestario heredado del gobierno anterior y se puso manos a la obra no con la intención de llevar una gestión pública más saneada, sino de abortarla a base de recortes sin cuento; una vez que la Sanidad pública desaparezca del todo, es imposible que genere gastos a cargo del erario. ¿Qué piensa hacer CiU con todo el ahorro que trata de generar a golpe de recortes? Aunque este se presente como uno de los misterios de Lourdes por revelar, el pueblo catalán no es tonto y ya se teme que tendrá que echar mano de la cartera para pagarse diagnósticos adonde la Sanidad privada, que como también está en manos de la clientela convergente, la salud pública acabará convirtiéndose en redondo negocio privado de los amigos de Mas haciendo su agosto con la abducción de consolidadas competencias públicas. El recorte de fondos no sólo introducirá limitaciones en la solicitud de pruebas diagnósticas; también reducirá el personal de seguridad de los centros y paralizará el desarrollo de las tecnologías informáticas en atención primaria. En consecuencia, la atención dejará de ser atención para pasar a ser primaria, y gracias. Quien paga manda, y cuando Mas se ponga enfermo y vaya a visitarse al hospital público que le corresponda, las cosas ya habrán tomado tal rumbo que se le entregará un euro simbólico por cada una de sus honorables visitas. Por aquello de “Qui paga, mana”, “Oiga, que yo soy el que manda y comanda, y en todo caso, desearía pagar o copagar”, dirá Mas. Improcedente, President, improcedente: Usted ya sólo manda, y gracias. Con el gesto torcido, Mas se irá a casa asegurándose de que al menos sólo sea él quien a título de excepción cobra por ser visitado, y no el resto de los catalanes. Qué perra por hacerse ricos, la de los convergentes; y está claro que hacerse rico es algo que forma parte del inconsciente colectivo, pero como no está bien hacerse repentinamente más rico a costa de que los pobres sean repentinamente más pobres, todo nos conducirá sin duda hacia el incómodo capítulo de la legalidad vulnerada, pues cuando un gobierno pone tan caro un servicio básico como es la salud de los ciudadanos, la vida deja de plantearse en términos de bienestar o mejorestar y se convierte directamente en una merienda de negros en la que, por fijo, lo más barato que hay es morirse.

Cuando un pueblo decide en las urnas dar primacía a su propio enemigo, se incurre en este tipo de contrasentidos cuyos corrosivos efectos sobre los bienes públicos son impredecibles. “Encante a sus amigos y confunda a sus enemigos con las más recientes usanzas: Pérdida de Cabello, Piernas de Mantequilla, Lengua Atada y Mas, Mucho Mas”, podría recetar un manual de encantamientos para principiantes; pero habrá que echar mano de la mejor de las magias para deshacer el entuerto, porque la avidez de los privatizadores planea sobre Cataluña con hambre de retraso.

Inculteces que curan

El herremiendo es un concepto que se ha generado con el desarrollo de nuevas y novísimas tecnologías. Capaz de autorremendarse a sí mismas y para hacer frente a todo tipo de imponderables, las alicates, por ejemplo, pasan a ser una herremienda indispensable para encajar ese tipo de situaciones perfectibles sobre las que se termina diciendo de modo concluyente: “y esto es lo que hay”. Cuando el lenguaje se subyuga a las enfermedades que las injusticias de todo tipo van acuñando en el sistema, las inculteces curan.

poemA

Soy una mujer que no se ha escrito nunca

Y por eso me escribo y me mando mails a mí misma

Cosa que tú detestarías si lo supieras

Pero mi escritura es mucho más secreta que mi amor

Y alcanza la altura de una paloma en su vuelo

Una paloma presurosa y solícita

Que no vendrá a posarse en tu ventana

Pues sólo reconoce los poemas

Cuyos latidos se cargan de sentido con

El suyo.

Adiós de las flores, yo con el aroma tengo

Si a los maltratadores se les da la elección entre cambiar de actitud o seguir dando candela, tal vez elijan cambiar; pero si se les da a elegir entre el sufrimiento infligido a sus víctimas o un sufrimiento aún mayor, es de cajón que no van a mover un dedo para apartarse de la delincuencia doméstica. ¿Cómo nos puede extrañar (leer más en Público) que haya gente con adicción a los vuelos en primera clase, mientras hay así mismo votos de primera clase?; este es el tipo de políticos que bajo el auspicio unas leyes que no dan más de sí, estamos alimentando; no nos podemos extrañar de las diferentes muestras de parasitismo social que genere la injusticia; de quedarnos en la denuncia que se retira en el momento de ser enunciada, nos lo estamos poniendo demasiado fácil para que los males sociales que nos aquejan se perpetúen y nos asfixie el absurdo sentido de haberlos elevado a la categoría de representantes democráticos del colectivo humano; para lograr que todos esos cargos proclives a la subasta y proclives a poner su voto al servicio del que más pague por él dejen de ejercer de sanguijuela pública hay que cambiar el sistema electoral y hay que llevar a efecto el principio elemental de la equidad humana y que nadie sea más que nadie.

Sag mir wo die blumen sind

La frase de Churchill “Cada pueblo tiene los gobernantes que se merece” es, para A. Orejudo una frase acertada pero incompleta; discrepo: a mí, me parece un completo desacierto; aún me lo parece más, mientras el pueblo no pueda ejercer ningún mecanismo de poder sobre sus gobernantes, que sólo cuando la energía fluye en ambos sentidos podemos hablar de democracia, y la democracia es algo muy diferente del empoderamiento de los gobiernos salidos de unas elecciones generales que se realizan cada cuatro años y que pueden llegar a convertir esos cuatro años en una auténtica encerrona para los votantes. En lo que llevamos de andadura democrática en España no podemos hablar de otra cosa sino de gobiernos sometidos a las directrices económicas marcadas por los bancos. En Singulars, de TV3,  el profesor de Economía y también presidente de la organización pro no violencia, Justícia i Pau, economizando las palabras, y nunca mejor dicho, expone los entresijos de la política de fait accompli tras la que se parapeta esa economía de la perversión, una economía de la perversión que permite, por ejemplo, mantener a España en un estado de buenísimas relaciones con dictaduras oligárquicas tan sanguinarias como la de Teodoro Obiang. El video, en catalán, no tiene desperdicio.

Por la gracia de la impunidad

En el diario digital Nueva Tribuna leo que Zapatero, ha anunciado este sábado que no volverá a ser el candidato del PSOE en las elecciones generales de 2012; ante esta situación, personajes como Aznar se crecen y siguen como un gallináceo jactancioso exhibiéndose y prodigando sus lindeces por los mítines, cacareando recetas para la salud política internacional y equiparando Cuba con Libia en uno de esos ramalazos intervencionistas que los mantienen en pie (de guerra) contra todo lo que se mueva contra sus potenciales intereses imperialistas; de Aznar nos habla Cuba Debate. La intervención de las Fuerzas Armadas españolas en territorio libio, han vuelto a convertir al pequeño peligroso pepero en un valor constante para la palestra mitinera situacional; el pepero de pro, cuentan en 20 Minutos, está decidido a entrar o haber entrado en la Historia por la puerta grande, mientras que los socialistas lo hacen y lo habrán hecho por el atajo, como lo demuestra su desencajada relación con Eta. También los crímenes económicos, a modo de genocidios indirectos, son crímenes contra la humanidad, nos recuerdan en Punts de vista. Cuando ya nada se espera personalmente exaltante por parte del partido en el poder; cuando los intereses del Psoe no pasan por el desenmascaramiento de tales crímenes económicos, esclarecimiento de responsabilidades y aplicación de condenas, sino que pasan por el encubrimiento de sus agentes cubiertos de oro en connivencia con el poder que detentan; cuando todo eso sucede, más se hace necesario que las sociedades civiles tengan influencia sobre sus gobiernos y más se hace necesario que las democracias no lo sean sólo de boquilla y de apariencia; que la inoperancia, la incompetencia y la inconsecuencia se salden higiénicamente con obligadas dimisiones que no ha habido; todo lo demás, el espectáculo lamentable que estamos presenciando en los prolegómenos de unas elecciones es hispánica política crónica de la insania.