Adiós de las flores, yo con el aroma tengo

Si a los maltratadores se les da la elección entre cambiar de actitud o seguir dando candela, tal vez elijan cambiar; pero si se les da a elegir entre el sufrimiento infligido a sus víctimas o un sufrimiento aún mayor, es de cajón que no van a mover un dedo para apartarse de la delincuencia doméstica. ¿Cómo nos puede extrañar (leer más en Público) que haya gente con adicción a los vuelos en primera clase, mientras hay así mismo votos de primera clase?; este es el tipo de políticos que bajo el auspicio unas leyes que no dan más de sí, estamos alimentando; no nos podemos extrañar de las diferentes muestras de parasitismo social que genere la injusticia; de quedarnos en la denuncia que se retira en el momento de ser enunciada, nos lo estamos poniendo demasiado fácil para que los males sociales que nos aquejan se perpetúen y nos asfixie el absurdo sentido de haberlos elevado a la categoría de representantes democráticos del colectivo humano; para lograr que todos esos cargos proclives a la subasta y proclives a poner su voto al servicio del que más pague por él dejen de ejercer de sanguijuela pública hay que cambiar el sistema electoral y hay que llevar a efecto el principio elemental de la equidad humana y que nadie sea más que nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s