Osbama

Comer no adelgaza, pero hay regímenes adelgazantes cuyo espectacular resultado es directamente proporcional al riesgo para la salud. Esta es la noticia que más veces oí ayer en el canal de noticias 24 horas, de rtve, y con noticias así va atrás quedando el espeluzne del relato de la muerte a Bin Laden en Pakistán; ¿Una mujer como escudo humano? No. ¿Osama bin Laden estaba armado y disparó contra los asaltantes? No. ¿La mansión costaba un millón de dólares? No. Pero Bin Laden se resistió y los soldados no podían asumir riesgos. ¿En serio? No estaba preparada para un acto inhumano de este calibre, y mucho menos para el cacareante triunfalismo con el que se ha hecho correr la noticia en los medios oficialistas; a saber: todos nos congratulamos de la desaparición del terrorista islamista; todos felicitamos al gobierno de Estados Unidos y a su presidente Obama y todos ganamos en seguridad, aunque la alerta por peligro de atentado aumente significativamente…; llevo una semana sin comprarme el periódico porque se me han quitado las ganas de comprar lo que leo. Por suerte, y para no variar, han sido las palabras de Llamazares las que han puesto otra vez las cosas en su sitio. Su interpelación a Zapatero en el Congreso no deja lugar a dudas: el fin no justifica los medios; incluso la guerra tiene reglas y se trata de un asesinato extrajudicial que se ha hecho al margen de la legalidad internacional y al margen de cualquier estrategia política en antiterrorismo que se pueda calificar como estrategia ética. La respuesta lineal de Zapatero muestra la evidente carencia de altura dialéctica que se ha convertido en la tónica dominante de su discurso: “respeto su opinión, pero reconozca que es estrepitosamente minoritaria, así como reconozca que la comunidad internacional está mayoritariamente de acuerdo con esta actuación…”. Bien, es como mantener que cuando Hitler era mayoritariamente aplaudido por las masas era porque se estaba haciendo política correcta; la historia nos demuestra que el de las mayorías es un tipo de análisis que no se sostiene y que en muchos y muy lamentables casos es un análisis erróneo con resultados peligrosos para la seguridad civil. Lo curioso, desde mi punto de vista, es que se lo haya tenido que recordar al Congreso quien precisamente ya ha sido víctima una vez de un desgraciado retrato robot del FBI que lo asimilaba al alqaedí más buscado de todos los tiempos. No le reconozco, ha dicho Llamazares. Nosotros tampoco, presidente.

links relacionados:
http://www.cubadebate.cu/opinion/2011/05/07/osama-y-obama/
http://llamazares.blogspot.com/2011/05/llamazares-interpela-en-el-congreso.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s