De cómo la flor del almendro o allende

Densa, como un verso que no se anota
Con letras/
Para describir la flor del almendro he de visitar
El inconsciente y que me guíe al léxico de un sentimiento
Prendido de los árboles. ¿Cómo decirla?
¿Cómo se nombra esto en la poética de la nada?
He de rebasar la pesantez y el lenguaje/ para sentir ligeras las palabras
Cuando se tornan/
Un perfil susurrante, que yo las sea y ellas me sean
Blancas transparentes/
Ni patria ni exilio son las palabras,
Sino blanco-pasión para describir la flor del almendro/
Ni nieve ni algodón/ Pero qué es ella,/ que desdeña las cosas y los nombres.
Si lograse el autor combinar unas sílabas
Que describieran la flor del almendro, se levantaría la niebla
De las colinas y un pueblo diría al unísono:
Ya está/ ¡Esta es la letra/ de nuestro himno nacional!

(Ka-zahr al-lauz au abd, Beirut, Riad El Rayyes, 2005)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s