Un ajo de la cara

El ajo católico

Mortadelo está hecho un lío. Para ser un angelito y hacer todas las cosas al pie de la letra; para ser un santo, tienes que estar en el ajo, le han dicho. Pero él, católico de toda la vida, no entiende que tiene que ver un ajo con el sexo. Y sobretodo, no entiende lo que le va a costar lo uno, lo otro o ambos a la vez. Unos le vienen con que use el condón; otros le dicen que mejor se ponga un casco de punta. Parece que al Papa -máxima autoridad en temas que no toca- para corresponsabilizarse con la marcha del mundo permite se considere pecado la salud en persona; al Papa, el condón, no le cabe en la cabeza; el chuzo de punta -digo el gorro, perdón-, sí le cabe en la cabeza. ¿Qué tendrá que ver el seso con el sexo? Uy, uy… eso no es tan fácil como buscarse un disfraz, rico. Pero tranquilo: si abortas; si has abortado, ya te puedes confesar, que no es pecado; o sí lo es, pero te lo condonan, con lo cual, ya nadie te discrimina. Jodé; si lo que yo quiero es la discriminación positiva; si lo que yo quiero es quedarme embarazado… Vaya rarejo eres, tío; eso sí que no lo contempla nadie, y aún menos la santa mami iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s