Caballeros

Tengo problemas para admitir que la coeducación no empieza por el cuarto de baño. No digo que lo que se imparta en las escuelas no sea coeducación, que sí lo es, pero alguien ha decidido que después del parvulario la educación mixta no traspase la puerta del inodoro, que es adonde la igualdad fisiológica se convierte en mojigata falsa igualdad. Si en las casas hay un solo lavabo para todos, ¿por qué los lugares públicos siguen observando la división señoras/ caballeros? Consultando la Wikipedia, encuentro que en Japón antes y después de la era Meiji (1868-1912), los urinarios eran usados comúnmente por hombres y mujeres. El progreso implica a veces cierto tipo de regreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s