Canalhiha

EN LO MOS A LA BOCA
Sortir és a menjar-se la al carrer.
Au, anéu al solet, los diu la iaia
I la mare los dóna un gavinyet.
Jo no´l vull; me la pelo en les ungles, que faig més avio.
A mi dóna´m lo de punta de punyal, que em faré una figura de pell.
La figura és una escultura, una nau espacial, un castell.
Com t´ho has fet? Com ho has fet? Veigues ella, sempre tan original!
Una ti mans per a tot i l´atra, per a fondre´s en un pensament a la jugandina.
Què s´ha fet? Se n´ha anat pel canal en la veïna i un gosset.
Hau vist una xiqueta en un batí aixà i així, del mateix color que´l meu?
Ja és l´hora d´anar a astudi; sun pare la matarà.
Qui està fet per l´astudi, relotge no li manca.
Duu un sapet a les mans.
Ha sortit pel sifó feta una peça de fang.
Feta de mal, no, que hai cauigut al tubo.
La que se t´aspera, en ser a casa!
També et pot pasar a tu…, borraina, no callaràs!
Iàs!
I se la trau: perfecta, sansereta i redona, de la butxaca
I la li dóna:
Fes lo que haigues de fer.
Ja tins taronja per a berenar!

Anuncios

No en mi nombre

Cuando bien dadas, el Estado es magnánimo y generoso con los ricos y accede a rebajar e incluso eliminar el impuesto de la renta por patrimonio, de manera que los ricos no se mojen. Cuando van mal dadas, el Estado despliega el recortable sobre los bienes públicos, esforzadamente conseguidos tras arduas luchas, y exige contención sobre el gasto a las clases contribuyentes, eso sí, sin dar ejemplo por la parte que le toca; los ricos, en cualquier caso, no se tocan nunca; los ricos, en la salud y en la enfermedad quedan exentos de restricciones. Como si se le pudiera exigir al perro flaco cualquier otra contención que no fuera sobre las pulgas que se le echan encima. Decidido a abrazar el neoliberalismo más rampante que lo conducirá a la formulación del desequilibrio económico como condición sine qua non para que la riqueza vaya a parar a las manos que nunca han estado vacías, para el Estado, la culpa siempre es del perro. Una propuesta interesante corre por la red: El crimen económico contra la humanidad, nueva figura jurídica. Y es que, decididamente, no nos podemos creer que se actúe tan a la ligera en nombre de la democracia; ni siquiera nos creemos que se haga por complacer a Marilyn. Frente al estado del desequilibrio que se está aplicando, urgen políticas de la consecuencia.

No poesible

Imaginemos que no hemos nacido todos desnudos. Imaginemos que algunos individuos de la especie humana han nacido envueltos en una especie de saco o de trompa elástica o de macrocordón umbilical, lo que sea que los recubren de pies a cabeza poniendo en peligro una función indispensable como la transpiración. Imaginemos que además del riesgo que supone para tales individuos el tener que pasar por cirugía a que les retiren ese saco obstructivo, algunos sectores proclives a la exclusión actúan sobre ellos discriminándoles de forma taxativa, llamándoles impuros e incluso criminales. Pero la vida, inexorablemente se crea y se reproduce a diario. Todos seguimos naciendo y creciendo y perfeccionándonos día tras día y vigilia tras sueño. Imaginemos que para hacer ese crecimiento personal efectivo no fuera preciso luchar contra los estigmas y pese a que una parte de la sociedad siguiera cultivando los estigmas como si cultivara un cuerpo de doctrina o como si cultivara un dogma, todo el mundo pudiera hablar de su propia experiencia y cada experiencia fuera objeto del mismo respeto general por parte del personal. Pues esto es lo que ocurre con el aborto. Para que haya una mujer que aborta habrá sido precisa la fecundación y habrá sido precisa la participación de un hombre, ¿no es verdad? Pero en el estigma hacia el aborto, el hombre queda recubierto por un manto de invisibilidad, mientras la mujer acusa todo el peso del innombrable tabú. Por ese injusto desequilibrio, se hace más urgente que sean voces masculinas las que se pronuncien contra este injusto pagaelpato. Más hombres que digan: yo también he abortado, allí donde ha abortado una mujer. Ya está bien de criminalizar a las mujeres. Qué curioso: he entrado dos palabras en el google: aborto y poesía; las dos palabras, separadas por una coma llevan a una hilera de portales, textos htlm, videos (hay un video que hace furor en youtube y se llama así: poema sobre el aborto) y otras entradas, siempre aludiendo al aborto como acto abominable. Ni un solo texto abordando el aborto como interrupción voluntaria del embarazo, como simplemente es. Parece como si estos poemas del otro plato de la balanza anduvieran aún por escribir. ¿Cómo es posible?

El consenso por el forro

Ayer estuve en la manifestación convocada por los sindicatos mayoritarios en Almería. No me domino la ciudad, así que tuve que preguntar varias veces por la subdelegación de Gobierno. Ahí, ahí, donde el follón, me dijo a lo último una mujer, señalando la mancha roja, un grupo con banderas que sobreexcediendo del montón cortaba la calle Arapiles. La consigna más coreada: Zapatero, Rajoy, la misma mierda son. Hablaron sucesivamente los dirigentes de la Unión General de Trabajadores y de Comisiones Obreras: crítica a las políticas antiobreras y crítica a esa no deseada ley de reforma de la Constitución que se pasa por el forro el consenso. No saqué fotos porque, acostumbrada a la cámara del iphone, rápida y sencilla, que me robaron con mi bolso, no me avengo a usar la enjundiosa cámara digital. Paraa terminar, pongo un enlace de la web de Izquierda Unida, a la intervención de Llamazares en la sesión del 30 de agosto ante el pleno del Congreso. Un discurso muy intenso. Como le dejan hablar poco, el contenido es oro macizo.

Finalmente, he podido conseguir una foto de la manifestación para incluirla en la entrada. Gracias a Prensa, del sindicato CCOO de Almería.