No poesible

Imaginemos que no hemos nacido todos desnudos. Imaginemos que algunos individuos de la especie humana han nacido envueltos en una especie de saco o de trompa elástica o de macrocordón umbilical, lo que sea que los recubren de pies a cabeza poniendo en peligro una función indispensable como la transpiración. Imaginemos que además del riesgo que supone para tales individuos el tener que pasar por cirugía a que les retiren ese saco obstructivo, algunos sectores proclives a la exclusión actúan sobre ellos discriminándoles de forma taxativa, llamándoles impuros e incluso criminales. Pero la vida, inexorablemente se crea y se reproduce a diario. Todos seguimos naciendo y creciendo y perfeccionándonos día tras día y vigilia tras sueño. Imaginemos que para hacer ese crecimiento personal efectivo no fuera preciso luchar contra los estigmas y pese a que una parte de la sociedad siguiera cultivando los estigmas como si cultivara un cuerpo de doctrina o como si cultivara un dogma, todo el mundo pudiera hablar de su propia experiencia y cada experiencia fuera objeto del mismo respeto general por parte del personal. Pues esto es lo que ocurre con el aborto. Para que haya una mujer que aborta habrá sido precisa la fecundación y habrá sido precisa la participación de un hombre, ¿no es verdad? Pero en el estigma hacia el aborto, el hombre queda recubierto por un manto de invisibilidad, mientras la mujer acusa todo el peso del innombrable tabú. Por ese injusto desequilibrio, se hace más urgente que sean voces masculinas las que se pronuncien contra este injusto pagaelpato. Más hombres que digan: yo también he abortado, allí donde ha abortado una mujer. Ya está bien de criminalizar a las mujeres. Qué curioso: he entrado dos palabras en el google: aborto y poesía; las dos palabras, separadas por una coma llevan a una hilera de portales, textos htlm, videos (hay un video que hace furor en youtube y se llama así: poema sobre el aborto) y otras entradas, siempre aludiendo al aborto como acto abominable. Ni un solo texto abordando el aborto como interrupción voluntaria del embarazo, como simplemente es. Parece como si estos poemas del otro plato de la balanza anduvieran aún por escribir. ¿Cómo es posible?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s