Sí que había y hay alternativas, por Vicenç Navarro

Y en el caso real de España, la distribución desigual del impuesto sobre la renta según se trate de una empresa o de un trabajador, es un factor decisivo a la hora de restaurar el equilibrio económico. “En realidad, si las rentas del capital tributaran igual que las rentas del trabajo, los ingresos al Estado (a través del IRPF) aumentarían en 4.354 millones, es decir un 64% (datos del 2008)”. ¿Cómo se puede enmendar la plana cuando se establece la doble vara de medir como modus operandi y se abandona toda credibilidad ética, castigando proporcionalmente más a los que tienen poco que a los que tienen mucho? La economía es una ciencia en la que los números cantan, esto es, establecen la ley. Para establecer una ley, es preciso haber demostrado su veracidad. La única ley que se demuestra en este país en cuanto a economía es la de la arbitrariedad y la única veracidad que se impone, la del sometimiento a los dictados de las grandes fortunas. Es preciso tenerlo en cuenta a la hora de votar. El voto a ciegas es menos dañino que el numeroso voto de los que se enrocan en el desánimo y se abstienen de votar. Leer el artículo completo Sí que había y hay alternativas, en Dominio Público.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s