Objeto de cambio

MENSAJE ATRASADO: Hola, (nombre de la querida amistad). He estado sin red desde ayer por la mañana. Al fin han venido a casa los técnicos y se restaura esa ventana abierta al mundo del internet. Te escribo para decirte que ayer nos dejó la perrita Eva. Salimos a pasear, pero sus patitas traseras no la sostenían y como llevaba rato hablando con ella, decidí que había llegado el momento de la separación y pedí al vet que la ayudara. Tengo velitas encendidas todo el tiempo. En todas las habitaciones. Recibo señales visuales de ella, correteando por un camino que no es solo de rosas sino de toda clase de flores que se van abriendo al mismo ritmo que su trotecillo alegre, Eva habla con las flores y les dice que es una perrita muy joven y que ha tenido una mamá que la ha querido de verdad. Espero que esa sea yo y que la perrita más buena que he conocido interceda siempre por mí y me siga ayudando todo lo que me quede en esta dimensión. Un abrazo muy fuerte.

MENSAJE AÚN ANTERIOR: Vaya, (…), esa gaviota plantada en la chimenea papal parecía presagiar algo animal de alto nivel. Y así ha sido, que por lo menos el nombre es de lo más bonito oído nunca para un papa. Francisco es el clérigo de Asís que decía hermano a todo bicho viviente. Si esto ha de ser así, desearíamos que esos antecedentes del papa Francisco colaborando con el fascismo argentino jamás hubieran tenido lugar. Pero si han tenido lugar, no vamos a ser tan obtusos que pasemos de alegrarnos por el cambio. “No sé yo”, objeta el inconsciente. “Esa vocecita que recuerda tanto a los niños, ¿quién me dice a mí que no esconde odiosos estigmas de pederastia?”. “Ah, es eso. Pues por eso no te preocupes, que también los patos hablan así en cientos de ocasiones”, replica la consciencia sojuzgando a favor. Si al final habremos Pato Donald, y todos contentos de que los dibujos pasen a ser animados y algo se mueva en la curia por fin.

MENSAJE ANTIGUO: Se me ha muerto el comandante Chávez. Qué noticia más triste. Refresca la memoria una foto suya en la que su negro pelo se superpone a los altavoces de un transistor. Hugo Chávez se parece en esa foto a Micky Mouse y lo que para sus detractores es motivo de chanza, para mí resulta entrañable y la radio venezolana acusa la oquedal, el enorme vacío de esa baja inmensa que al dejarnos sin su voz ha propinado a las ondas del mundo. El genio capaz de levantar los cimientos del socialismo comunista no ha podido doblegar un triste cáncer. Ya no podré mandarle mensajes por el twitter. Pero se los mandaré por el corazón, porque es lo que tienen los sentimientos que van contigo de por vida como un lenguaje natural que no necesita de protocolo ni amaestramiento. Chávez pervive en muchos seres vivos de la tierra. Y aunque todos esos seres vivos de la tierra que lo saben se quedaran mudos de un repentino ramalazo, ahí estarían sus obras para seguir hablándonos de él.