22:22h.

Puedes adornarte con las alas de alguien. Pero volar como volar, sólo vas a poder volar con las tuyas.
-Bien dicho. Aunque a cuatro alas se puede volar más. Yo diría que incluso mejor-. Siguieron los dos con la mirada fija en el azul. Aunque la chica se abstuvo de opinar porque quería a otra. Alcabo de unos segundos y para romper el hielo de ese silencio que cortaba como un cristal de punta, el chico se abalanzó sobre la balaustrada del paseo marítimo; se puso de puntillas y agitando los brazos como si fueran aspas de molino, empezó a gritar hacia la inmediata altura surcada en espiral por el vuelo de un puñado de pájaros: ¡os quiero, chicas! A sus espaldas, ella empezó a reírse con ganas, aunque pronto se unió al juego canoneando la canción de su amigo.
-No sabía que te gustaban las gaviotas.
-¿Y qué?-, respondió él. ¿A ti qué más te da?

Captura de pantalla 2014-02-07 01.47.21

Captura de pantalla 2013-11-27 a la(s) 15.16.53

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s