Pitas en flor

pitaka

Las pitas pinchan, pero sólo las hojas que se quedan a ras de suelo. La floración de la pita, ese árbol de sección redonda que se despereza hacia el cielo y que termina en grupitos de flores formando en su conjunto una red leñosa cuya estructura triangular sostiene a ese modo de esponjas queriendo frotar las nubes -a ver si consiguen indisponerlas y arrancarles un gritito, una lágrima y llueve un poco-, esas esponjas tampoco tienen pinchos. Cuando termina el verano, la flor árbol que primero fue verde en sus capullos y luego amarilla en todo el esplendor del alumbramiento, desprende sus diminutos frutos agarrados a un penacho de pétalos pajizos, sembrándose el suelo de platanitos greñudos que el viento barrerá Flor esqueleto de color marrón, con las terminaciones de las esponjas en falanges redondas más anchas que el resto de los deditos, parecen bracitos de extraterrestres. En invierno, las pitas, presentan su aspecto más enigmático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s