Cruz y raya

Una instalación de cruces de respetable tamaño tiene lugar en la sierra de Guadarrama. Si las pretensiones de los instaladores fueran artísticas no pasaría nada, pues una vez vista una una cruz, vistas todas; se quitan con la misma facilidad que se han montado y a otra cosa mariposa, que una sierra da mucho de sí para celebrar el arte que sea. Pero las intenciones son declaradamente religiosas. Se quieren imponer 1.400 cruces a un paraje que por ser natural es también espiritual y la espiritualidad está reñida con las imposiciones unilaterales de un grupito y está reñida con las religiones que se creen estar por encima de las demás. Avasallar una montaña no es cualquier cosa. Ahí tenemos el Valle de los Caídos como ejemplo de la prepotencia de una infamia con muchos crímenes en la lista silenciados por el impacto de una cruz de piedra convertida finalmente en tapadera del túmulo funerario del déspota número uno del fascismo español.Las cruces están mejor en la iglesia, les han increpado unos excursionistas a los obcecados crucifijeros. Han respondido que ningún problema: primero montarán las 1400 y luego irán trayendo piedra tras piedra para levantar iglesias y dejar bien recogidita hasta la última cruz. Habrá tantas cruces como vírgenes, ha prometido uno de los ideadores del particular evento. Parece ser que entre el personal milcuatrocentista también se cuentan candidatos que apuntan maneras para llegar a déspotas con derecho a panteón funerario estilo cristofascista. Aunque de momento, las catorce cruces plantadas han sido muy bien acogidas por un colectivo de cigUeñas que las están acaparando como resort mientras se preguntan si tras la cruz vendrá un campanario para sentar sus nidos. Protección Civil está alarmada: la anécdota puede aparentar la gravedad de un botellón de fin de semana, pero convertirse el algo peor que un huracán si no se improvisa un plan de choque, ha dicho uno de los mandos. Por nuestra parte, hemos preguntado la opinión de una montaña cuyo nombre vamos a mantener en secreto por decisión propia y nos ha dicho que no le gusta nada lo que está ocurriendo. Porque a una simple cruz, le puede seguir cruz y rayo. Explico: los rayos como respuesta eléctrica de las montañas a las malas vibraciones que circulan por ella pueden ser temiblemente trágicos para los montañeros con quienes siempre hemos hecho buenas migas y nos sabría mal perder su amistad y que nos dijeran cruz y raya. Para una montaña todo cuenta y nada le es inocuo. Uy.
Lean más

cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s