Mariposa Zeta

1951.jpg

Z
La letra Z se me representa una mariposa. Ayer me salió al paso una en la plaza Pablo Cazard. De no ser por el vivo colorido que despedían sus alas, casi la piso. Muerta.
Muerta de una muerte reciente, porque con la frecuencia que la gente pasa y traspasa por la plaza no se explica de otro modo su perfecto estado. La recogí cuidadosamente y me la traje a casa para enterrarla en el jardín. La plaza está toda enmarmolada y sus macetas de flores cuelgan como candiles en parapetos verticales. Aún no lo he hecho. No he enterrado la mariposa. Quiero mirarla más veces, como por capricho de contemplar la captura de una naturaleza que azarosamente dedica su muerte al escrutinio de la mirada ajena. Ahora, la mirada ajena y la naturaleza muerta ya son semejantes. Prójimas. Para siempre. Somos lo que miramos. Nuestras vivas miradas habrán de ser, sin duda, mariposas muertas. Hoy es siempre. Y siempre, es para siempre.
__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s