El payaso

Siempre me ha intrigado el payaso del paso de peatones, hasta que, todo se sabe un día, me he enterado que es un gnomo de las nubes de esos que viven la mar de bien avenidos imagecon su mujer y sus hijos en algún sitio virgen de las altas montañas de donde suele bajar a la ciudad para entretenerse haciendo llover a raudales durante horas y días hasta que un niño y su perro descubren que en su roja nariz postiza de payaso hay camuflada una máquina tomavistas con la que se entretiene rodando al personal espectador. Cuando esto ocurre y ladra el perro o el niño lo señala con el dedo apuntando a la cámara, el gnomo en medio del cruce se apresura a alcanzar la acera mientras va sembrando la calzada con las teclas de su instrumento que se desparraman todas desde la primera hasta la última. Con el semáforo en verde, aguarda impaciente junto al paso y cuando se vuelve a poner rojo, se adentra entre los vehículos para recoger las teclas del acordeón que al haber sido aplastadas por los coches han abandonado su condición original y se han convertido en auténticas piezas de oro.
La gente que no se entera de la película, se empeña en echarle unas monedas de propina al gnomo de las nubes. ¡Qué cosas!, ríe el muy payaso.
__________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s