Cuatro gatos

sonialoganb

“Consentido común” y “con sentido común” son cosas distintas. Con sentido común, en periodo electoral cada cual debería recibir en su casa la opción de voto por correo independientemente de que la fuera o no la fuera a usar. Con sentido común, tener que desplazarse a solicitar el voto por correo a una estafeta de correos es una humillación y una falta de respeto hacia el domicilio de los votantes. Los votantes son gente que por lo general y si puede, vive en sus casas; no viven en una oficina de correos. Una humillación directamente proporcional, sí, a los pasos que han tenido que dar desde su domicilio hasta dicha oficina de correos para solicitar el voto. Si desacatos como este son consentidos, podemos llegar perfecyamente a la conclusión que el voto por correo se paga con tiempo y como el tiempo es dinero se podría extender la aberración de tener que pagar caro por un voto por correo, cosa que nos lleva a la conclusión que en lugar de pagar con euros sería más apropiado pagar con sellos y llevándolo las a un extremo, incluso podríamos sustituir la moneda de curso legal por el sello de correos. Adecuado. Las cosas dejaría de pagarse en euros y se pagarían en sellos que hacen más juego con el sistema. Elemental.

-¿Me puede decir usted por qué no he recibido el sobre con las candidaturas?
-No estaba en casa en el momento de la entrega y el repartidor lo devolvió. Por eso lo tenemos nosotros.
-Tienen ustedes el mío y por lo que se observa, un montón más.
-Ehem
-El día que vine a echar la solicitud me aseguraron que recibiría un aviso en mi buzón y aún lo estoy esperando. Estamos a sábado y las elecciones son mañana.
-El repartidor asegura que el aviso llegó a su buzón. Venga el lunes a hablar con él.
-No tengo otra cosa que hacer, fíjese. Ustedes me dicen una cosa por otra y aún tengo que venir a hablar con el repartidor. Van listos. De aquí no salgo sin una reclamación.
-Está en su derecho, aunque le advierto que se va a quedar en la palabra del repartidor contra la suya. Nadie podrá demostrar nada y no habrá caso.
-La reclamación no se la quita nadie, tranquilo. Y me voy a despachar a gusto.

Está satisfecha de no haber accedido a pasar por la segunda humillación de ir detrás de un aviso que no llega nunca. Así, fuera de plazo de reclamación de voto su denuncia tiene doble carga de sentido. Para ella el voto por correo tal como está organizado es una desvergüenza desvergonzadamente consentida. Con su escrito, le acaba de dar un buen revés al consentido común.
Ya somos cuatro en dar la nota cuando se debe dar la nota, dice de vuelta a casa pensando en sus tres mascotas. Claro que las mascotas no votan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s