Agosto y el agua

laundida1

Agosto empieza como agua: ag. Ag es también una onomatopeya utilizada en los comics para dar voz al que se ahoga. Cuando más necesitan el agua las plantas, o sea en verano, acaba de saltar la vieja noticia de que en este país se combate la sequía con más sequía y se deja circular el agua de las presas muy por debajo de su nivel deseable el cauce de un señor río como el Tajo para tener agua con que abastecer las vegas del Segura. Nos llevamos las manos a los ojos de la cara. ¿Y por qué eso? Porque identificamos el falso evidente, el eufemismo que manosea a su gusto el que miente. Sabemos, al oír Segura, que no se trata del río que riega las huertas murcianas como tendría que ser sino de las cuantiosas cantidades de agua que en su nombre van a parar a las urbanizaciones de chalets de verano y segundas viviendas que muy por encima de la concentración urbana deseable invaden la costa. Segura quiere decir otra cosa. Nos rascamos las cejas. Ya estamos acostumbrados al lenguaje del abuso. Acto seguido nos pueden hablar de todo lo que hacen nuestros gobiernos para atajar el abuso machista en el ámbito doméstico. Pero este otro tipo de abuso lo consideramos efecto colateral de lo que estamos permitiendo que hagan con el agua. Por cierto, nuestra querida dibujante laundida reemerge. Gracias.

La mentira

IMG_6702

El que miente
No puede darle la mano a alguien
No puede recibir la mano de nadie
Porque vulneraría la coherencia
De su estricta soledad
Y si le diera la mano a un mentiroso
El peso de la soledad del otro
Agravaría tanto la suya
Que sería su fin
Hasta ahí habría llegado

El que miente
Prefiere vivir solo
Que bien acompañado

Cuando el perrito estaba aquí

perrito

Cuando el perrito está aquí en este jardín
Es de verdad
No es un dibujo sobre papel en una foto
Aunque en realidad
Él ya es otro
Y el que vemos
Se está yendo
Se está despidiendo de nosotros
Sobrevolándonos por encima de sí mismo
Hacia una terminal de lo eterno
Que lo lleva de vuelta a su mundo interno

Los colores del otoño os acogen
Con sus ocres cálidos
Nos dice
¡Pero si acabamos de empezar el verano!
Ahora lo entiendo
Eres uno de esos que percibe las estaciones
Unas dentro de las otras
Como las raíces de las plantas
Sin verlas
Saben con detalle
Hasta el último diente de sus hojas

No te excluyas
Me responde
No duele
Todos los seres de la tierra podemos hacerlo

¿Para qué poemas?

IMG_6709

Enciero

¿Le decimos encierro
A eso que ocurre?
Encierro o gritos en la
Arena
Donde los sueños
Desean ser soñados
Para acercarnos
A la creación que nos descubre
Seres siéndonos

A la mente le gustan
Las imágenes deshaciéndose
Espectro
En las superficies compartidas con la palabra

Para la mente que siente placer
Con el sufrimiento ajeno
La poesía es recital imprescindible

La poesía trasciende la pesadilla
Y es saber que no se sabe

El mundo es casi todo lo que no ves
El mundo es casi todo adonde no estás
Y la oscuridad se mira a
Las que imponen la muerte al animal
Y se las miran los secretos universales
Que nos mantienen vivos
Miran a esas mentes y constatan el desconcierto
Constatan la interrupción de vida que es
Amor a lo que amamos
Por eso la poesía se agarra
A la palabra que denuncia
Como la palabra se agarra al silencio que sabe
Del amor en casa
Del amor que es casa
Que nunca es extranjero

Muge el animal al árbol

El animal al irse
Exhala silencio en las
Alas del carroñero

No hay interpretación

La mente se sitúa entre el dolor y tú
Pero la mente no ahuyenta el dolor
Es el grito quien crea la razón
Y el corazón explota y no consiente
No consiente esa muerte que le pertenece
Que es su muerte
Por el dolor ajeno
El corazón reconoce
El propio dolor auténtico

El peral

IMG_6646

Para Oscar Wilde, la tragedia de la vejez no es que uno es viejo, sino que uno es joven. Tenía 46 años cuando murió. Demasiado joven para haber escrito la frase. O tal vez no. Tal vez nacemos con todas las edades potenciales y por eso hablamos con esa voz interna del entendimiento.
Vayamos al peral de nuestro jardín. Es el primero en dar señales de otoño.

Se estremece el peral
Una tras otra
Al escuchar la sinfonía
Hojas que caen

El sol de verano
Las apremia
A demudar su aspecto

Cierra el círculo
Marrón oscuro
En torno al tronco

Luto de la dicha vegetal
En el suelo

En la copa
Vacío
………………………………………….

La belleza artística

La belleza artística no consiste en representar una cosa bella, sino en la bella representación de una cosa (Kant).

Para acercarse a alguien o a algo, la dibujante los mimetiza. La mimetización como forma de representación artística que sintetiza lo que el ojo ve queda superada en el fluir de los tiempos por la abstracción, que para Kandynski es mucho más. La abstracción es una propuesta a los sentidos para liberar en ellos una emoción espiritual. Sobre un espacio imaginario, por ejemplo, flotan y se mueven formas coloreadas y abstractas sin referencia mimética alguna y muestran el ensueño. Lo salvaje y el efecto fortísimo del color se imponen (Kandynski).
¿Qué se impone en un dibujo casi lineal? No sabemos, pero nos gusta. Lo insertamos en el post como un acto de autocomplacencia. Está hecho a partir de una foto de Vasili Kandynski.
También dejamos un haikú nuestro dedicado a nuestro Matsuo Basho que habla del blanco y de su silencio.

ka

BLANCO

Un insecto minúsculo
Recorre el silencio blanco
Del crisantemo