SER INMORTAL (Dibujo)

“Ser inmortal es baladí; menos el hombre todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte; lo divino, lo terrible, lo incomprensible es saberse inmortal”. Me costaba leer esta frase de Jorge Luís Borges, hasta que entendí que al decir todas las criaturas lo son, había que interpretar que son inmortales, y no que son baladíes. Pero entonces, volvía al texto y no había otra que admitir que el autor establecía una relación de igualdad entre inmortal y baladí, que al fin y al cabo valían el mismo sentido y que si los humanos fuéramos como los animales, la importancia de la muerte dejaría de estar definitivamente tan sobrevalorada.

CONTEMPORANEIDAD

Para Giorgio Agamben (Roma, 1942) el ser contemporáneo tiene que ver con no ser condescendiente con los valores dominantes de su época, y sobretodo, no legitimarlos. Contemporáneo es quien puede ver las luces y las sombras de su presente. La posibilidad de ir hacia las sombras y dejarlas entrever hace contemporánex a quien piensa. La luz del pensamiento es fenomenológica (luz (indoeuropeo) se asimila a fenómeno (brillar, en griego)). La filosofía estudia a lo que está superpuesto por la luz para atender a sus razones, su fundamento. Este mismo espíritu filosófico ha de predominar en la auténtica historiografía.

(En la imagen, Michel Foucault)

Cuidar a quien nos cuida

Rachel Carson luchó por la desaparición del uso de pesticidas mortíferos como el DDT y su libro La Primavera Silenciosa contribuyó a la sensibilización general hacia el cuidado de la naturaleza en todos sus ámbitos.

#RachelCarson

#LaPrimaveraSilenciosa

W. B.

Walter Benjamin dejo inconclusa su obra póstuma Das Passagen Werk o Libro de los Pasajes. Leerlo presupone la aplicación de las formas creativas del cine a la filosofía, sustituyendo los planos por textos y citas y aplicando para la historia el principio del montaje cinematográfico, de modo que la interpretación de los mismos queda en manos de quien los lee y hay que buscar el significado a partir de la reacción que producen los materiales, método que presenta una sintonía con la obra de Aby Warburg que no se puede negar. Este antisubjetivismo para abordar tanto temas de arte, estudios sobre Baudelaire o un tratado sobre la historia del siglo XIX consiste así en citas y más citas que se vuelcan en un espacio de interpretación totalmente nuevo. Para leerlo hay que perderse al igual que Benjamin, como en un laberinto, se perdía en la ciudad de Paris para escribirlo: “… perderse en una ciudad -como quien se pierde en un bosque- requiere un aprendizaje…”. El arte de perdersse.

Fluxus

Fluye todo. En el fluir continuo de todo lo que existe hay a la vez un principio de concordancia y de unidad; hasta lo divergente está de acuerdo consigo mismo y este es fenómeno ontológico que conocemos por el nombre de dialéctica. Feliz 2021 y ojalá nos traiga el año nuevo cambios tan reconfortantes como p. e. sería tener a @EnriqueSantiago de ministro de… ¿Cultura?

“Que alguien, que no seas tú, corte parte de la lona A. Pega la zona cortada en el
mismo punto de la lona B. Alinea las lonas A y la B y cuélgalas adyacentes una a la
otra. Pueden usarse lonas blancas o fotografías, indistintamente.” (@yokoono)

Irene

“¿Saben cuál es el verdadero problema? El modelo económico de carácter extractivo que ustedes han impuesto en este país. Un modelo económico en el que la riqueza que se genera en España se va a Suiza, Panamá, Delaware o Andorra, esos paraísos fiscales que ustedes conocen tanto”

IRENE MONTERO

Retrato (Ana Harendt)

Recuerdo ese juicio apareciendo de forma insistente en los noticiarios radiados y televisados; yo era una niña y mi sensibilidad que estaba ya íntegra, rechazaba la previsible pena de muerte que le iba a caer en sentencia al delincuente. Veía solamente a un hombre acorralado en una urna de cristal, me ponía en su lugar, y ello producía en mí una necesidad infinita de compasión ajena. Nunca supe cómo explicar esto hasta que leí textos sobre el perdón que me reafirmaron en mi resueltamente irreversible posición: el perdón es decididamente mucho más redentorio que toda muerte, y las muertes se alinean de tal modo con el cultivo del odio que acaban siendo un problema para quienes las ejecutan. Es mucho más culpable el sistema de leyes que permite que se reproduzcan esos patrones de comportamiento normalizado con las injusticias, que cualquier criminal que acaba considerando fuera de cuestión las órdenes que se le manda ejecutar por injustas que estas sean.

“El problema con Eichmann fue precisamente que muchos fueron como él, y que la mayoría no eran ni pervertidos ni sádicos, sino que eran y siguen siendo terrible y terroríficamente normales. Desde el punto de vista de nuestras instituciones legales y de nuestras normas morales a la hora de emitir un juicio, esta normalidad es mucho más aterradora que todas las atrocidades juntas”. (H. Harendt)